SEXO, Sexo, Sexo,..

Ya ha llegado el verano. Los padres siguen analizando en qué han fallado las notas de sus hijos, unos por suspender y otros por que no se han esforzado lo suficiente.
Los hijos en cambio, ya ni se acuerdan de los resultados, ni siquiera del curso que han acabado o que van a volver a repetir “por lo mucho que les ha gustado”, como me pasaba a mí.

En estos momentos los intereses de nuestros adolescentes se centran en: playa, piscina, monte, chicos, chicas, chicas, chicos, etc. Es lógico, por una parte es la época del año que menos ropa llevan, lo que da poco margen a la imaginación. Y lo más importante, a partir de los 11 años, aproximadamente, la naturaleza va a hacer un maravilloso trabajo, montándoles una  “fiesta “ hormonal que los va a convertir en mujeres y hombres física y sexualmente activos; y aquí es donde está el problema.
Aunque no nos guste a los padres, tenemos que saber que las primeras relaciones sexuales de nuestros jóvenes las tienen sobre los 14 años, por lo que si sabemos la edad de inicio, lo lógico sería haber hablado antes con ellos.
No conocemos que les deparará el futuro, si serán dependientes, doctoras, arquitectos, trabajadoras del calzado, etc. pero lo que sí sabemos, con casi total certeza, es que un día tendrán relaciones sexuales.
Ya sé que a los padres nos da muchísima vergüenza hablar con ellos de este tema y argumentamos diferentes excusas para no  hacerlo: todavía es muy joven, seguro que en el colegio se lo he explicado, con Internet lo saben todo, los amigos se lo habrán contado, etc.. Pero nos guste o no, es responsabilidad de los padres tener esa conversación.
Lo recomendable es que sea el padre o la madre que tenga mejor sintonía en ese momento con sus hijos, quien hable con ellos.
Mi consejo es que llevéis a la conversación un par de preservativos, uno para que aprenda a ponerlo y otro para cuando lo vayan a necesitar.
Os aseguro que su cara se iluminará cuando iniciéis  la conversación  con algo parecido a: “Creo que eres muy joven, pero sé que antes o después tendrás tu primera relación sexual y me gustaría que estuvieras preparada/o para cuando llegue el momento…”.
Si dicho esto todavía no habéis perdido el conocimiento, observareis que su cara es una mezcla de sorpresa, orgullo y confianza, porque los estamos tratando como adultos que tienen una nueva responsabilidad, la de su sexualidad.
Si queréis sacar matricula en esta “asignatura”, os recomiendo:
·      Que no se os ocurra preguntarles si todavía son vírgenes.
·      Decirles en qué sitio de la casa puede encontrar más preservativos, aunque seguro que ellos ya lo saben, pero con esto le estaréis dando permiso para que los coja si los necesita.

¡¡Feliz verano!!

Este artículo ha sido publicado también en el Blog Los Invisibles del Valle de Elda: https://valledeelda.com

Autor: José José

Enfermero experto en Adolescentes con problemas de Adicciones a sustancias (Alcohol, Cocaína, Cánnabis) o a Tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *